El camino a Catania

 
 
 
Agosto 2012
Punto de encuentro: Puerto de Barcelona, 19:00 horas del sábado.  Salida programada para las 22:00 horas. Todos, esperando la indicación para abordar un cruise ferry de 55,000 toneladas de Grimaldi Lines. Los cinco pasajeros estábamos listos, tres españoles, una venezolana y una mexicana. Cuestión de tiempo, de ansiedad.
Salimos una hora antes de la media noche, con unas sonrisas incluidas que se intensificaron cuando vimos el camarote con ventana. El mar, el mediterráneo a la vista. Dos literas, baño limpio, armarios, luces individuales, toallas suficientes, tres mujeres. Una noche. Dormimos, desayunamos, recorrimos cada punto de la embarcación y también comimos.
Así llegamos a Civitavecchia más de veinte horas después de navegar por aguas internacionales, llegamos cuando el sol apenas empezaba a cansarse, pero que aguantó para acompañarnos durante la ruta que continuaba con sentido a Roma; necesaria una parada en un snack bar por unos paninis que acompañaron al estómago hasta llegar a Salerno. Nos dio la media noche buscando el hostal, perdidos, que al cabo de una hora y con la cara en el piso por el cansancio, lo encontramos.
Imposible fue levantarnos temprano, salimos pasadas las 10 de la mañana, un café, un pan con nutella y la ruta seguía trazándose en el mapa que nos marcaba dirección a San Giovanni. Al medio día, nos restaban  500 kilómetros por recorrer, entre más conversaciones, uno que otro canto, sesión de chistes y los 30 grados centígrados acompañándonos.
La carretera, termina por convirtiéndose en pequeñas sesiones de terapia psicológica. Provoca que los pensamientos fluyeran, tratando de que se encuentren unos con otros, buscando la conexión para completar el rompecabezas: el de las dudas, el razonamiento, los miedos o inseguridades. Es la carretera, como una  almohada para analizar los pensamientos.
Es también, ese recorrer en carro, una integradora de conversaciones, de sentires entre cinco individuos, con empatías y diferencias. Integró puntos de vista, sonrisas, burlas, análisis, música. Integró a viajeros.
A casi 7 horas de autopista para llegar al puerto de San Giovanni y cruzar a Sicilia por el estrecho de Mesina, un trayecto de no más de treinta minutos,  el rostro de cada uno empezó a moldearse, la cara seria en una cara alegre, cansada pero contenta; estábamos más cerca, cruzando los dedos de la bota italiana, a la costa siciliana.
Llegamos a Sicilia y aplaudimos, respiramos, salieron unas carcajadas, pero… el destino seguía siendo Catania, y aún restaba una hora al menos, para llegar. Estábamos cerca. Ya sentíamos que habíamos llegado pero aún, no era así.
En la carretera, estuvimos centrados en la búsqueda del Etna, del volcán que no tardaría en asomarse para darnos la bienvenida, para hacernos sentir que después de tanto saber del Etna, si existía, necesitábamos  verlo.
Los túneles durante el camino, llegaron a ser molestos, interrumpían el paisaje, sin ritmo alguno, ni función aparente para la ruta. Empezaron a ser estorbosos porque cortaban el paisaje verde, la vista de los cerros tupidos de vegetación, pequeños poblados que se asomaron, y el paisaje de una tierra verde. Los túneles parecieron ser muchos.
Asomándonos por la ventana, resaltó un cerro, parecía estar más alto, pero parecía solo porque la brisa nos hacía dudar. Avanzábamos, túneles, el sol se oculto, empezó a llover, y no lográbamos saber si era o no el volcán, el Etna. El objetivo central de este viaje. En un tramo de algunos minutos lo dejamos, esperando que el camino se encargara de darnos la vista que estábamos buscando.
¿Si es el Etna? ¿Ese es el volcán? Hay mucha brisa. Pues es el cerro más grande que veo, debe ser el Etna. ¿Si es, o no? Es el Etna, sí es.
@ArleneBayliss
Publicación:  Columna para Zona Líder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s