Todos somos migrantes

Mi madre es de Sinaloa, mi padre de la Ciudad de México y yo, de Tijuana. Mi abuela de Ciudad Juárez, mi abuelo de Culiacán; de los diez hijos que procrearon, la mitad de sus hijos, mis primos, nacieron en Estados Unidos. Hoy en día estamos esparcidos en tres países y en más de cinco ciudades. Las razones son distintas entre unos y otros pero todos han decidido moverse. México cuenta con 32 entidades federativas, estados o lo más parecido a comunidades autónomas y de ellas, 25 presentan altas migraciones, es decir, es un país de migrantes.

La historia de la humanidad está construido por grandes migraciones que dejan ver la condición natural de vida por expandirse, desarrollarse, crecer o cambiar, es un cuento que inicio hace aproximadamente unos 70,000 años,  desde África hacia Asia y luego continuo el resto del mundo y hasta la fecha.

El Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2013 publicado por la Organización Internacional para las Migraciones, dice que los adultos migrantes que se desplazan de Sur a Norte apenas representan el 40% del total mundial. El 33% de los migrantes se desplaza entre países del Sur, el 22% entre países del Norte, y el 5% de Norte a Sur.

En general, la migración mejora el bienestar, en particular de quienes se desplazan al Norte. Sin embargo, contrariamente a lo que cabría esperar, son los migrantes que se desplazan de Norte a Norte (entre países de altos ingresos), y no los que se desplazan de Sur a Sur, los que se consideran más beneficiados. Al margen del contexto Norte-Norte, los migrantes suelen estar menos satisfechos con sus vidas que la población nacida en el país.

  • Quienes emigran de Norte a Sur tienen experiencias contrapuestas. Si bien tienden a sacar más provecho de su dinero en un entorno relativamente más económico, también suelen tener menos contactos sociales, por lo que hay menos probabilidad de que conozcan a alguien a quien puedan recurrir en caso de necesitar ayuda.
  • Los migrantes del Sur al Norte consideran que viven en condiciones análogas, o ligeramente peores, a las de las personas con un perfil equivalente que han permanecido en el país de origen.
  • La migración Sur-Sur entre países de bajos o medianos ingresos es, en gran parte, una cuestión de supervivencia, ya que trae consigo pocas ganancias y da lugar a tensiones entre los migrantes y los nacidos en el país.
  • Los migrantes en el Sur se encuentran en una situación similar o peor que si no hubieran emigrado. Muchos están insatisfechos con su estado de salud, y afirman que su nivel de vida ha empeorado y que deben luchar por obtener una vivienda adecuada.
  • Una minoría de migrantes envía remesas. Cerca de un 8% de los adultos en el Sur, y el 27% en el Norte indica que envía “ayuda financiera” a su familia en otro país.
  • El número de migrantes que se desplaza de Norte a Sur supera los 7 millones. Entre ellos se cuentan nacionales de los Estados Unidos de América que se desplazan hacia México y Sudáfrica, pero también alemanes que se trasladan a Turquía, y portugueses que parten al Brasil. Ésta parece ser una nueva tendencia de la migración que invita a replantearse antiguas nociones de migración y desarrollo, dado el incremento del número de personas que se desplaza de países desarrollados a países menos desarrollados.

Es Estados Unidos y sigue siendo, el principal país receptor de inmigrantes con cerca de 43 millones de inmigrantes legales hasta 2010 (y unos 10 millones sin documentación legal), lejos pero le sigue Rusia, Alemania, Arabia Saudí, Canadá, Francia, Reino Unido y España, en donde justo me encuentro y me parece un país altamente migratorio, sobre todo en Madrid donde te encuentras ecuatorianos y peruanos y en Barcelona que le ganan los hindúes y pakistaníes.  En todos estos casos hay que sumar un porcentaje que va de un 5 a un 15 % de inmigrantes irregulares.

Hoy en el Día del Migrante es bueno conocer estas cifras que nos sirvan para reflexionar y comprender los movimientos sociales que siempre se han dado y no hay registro de que esto se reduzca, cambia pero no disminuye. Al final del día y sin rascarle mucho nos damos cuenta que “Todos somos migrantes”.

Enlaces de interés:

5 comentarios en “Todos somos migrantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s