Se nota el verano en Barcelona cuando…

a dinámica de Barcelona durante todo el año es activa. En temporada de lluvia o en el sofocante calor, la ciudad siempre está siendo recorrida por turistas, siempre. Pasean por Rambla Catalunya, entran al Mercado la Boquería, recorren las tiendas de Paseo de Gracia, cenan en la Plaza Real y compran artesanía en la Rambla del Raval. Es una ciudad con opciones. Sin embargo, hay una temporada del año que moviliza al máximo a Barcelona: el verano.

Se nota que ya llegó el verano cuando:

  • En el metro cada vez se escuchan más idiomas. Vas más apretado y se vuelven intransitables algunos pasillos. Ya no hablemos de los olores. Los turistas se dejan ver cuando al subir por las escaleras eléctricas se quedan parados de lado izquierdo, bloqueando el paso para los que suben. Tampoco caminan por la derecha y muchos, al ir en grupo, abarcan el espacio completo.
  • Los carriles de la bici se vuelven invisibles. El carril sobre carrer Provenza, Rambla del Raval, sobre Gran Vía en el tramo de Paseo de Gracia y Rambla Cataluña, no hay campana que haga reaccionar a los transeúntes. Tienen que llegar refuerzos para hacer el sonido insoportable y entonces, hacerlos reaccionar. Todo es culpa de Gaudí y sus diseños maravillosos por todas partes.
  • La Rambla. ¿Qué sería de Barcelona sin La Rambla de Catalunya? es parte del paso de los que vienen o van de fiesta, salen de ver un juego de fútbol en algún bar, van al teatro o a buscar dónde cenar. Es un pasillo de las Naciones Unidas. Todo tipo de personajes circulan por esta calle que en verano, se acumulan de tal forma que apenas y puedes caminar. Pasar a las 3 de la mañana sin alcohol es una tristeza, con alcohol eres parte del feliz desastre.
  • No existe actividad que no requiera que hagas fila para entrar. Ya no hablemos de conciertos o festivales. En verano haces fila en los cajeros automáticos, en los mercadillos, haces fila para comer o para cenar, para comprar un agua, para subir al bus…
  • De pronto te tomaste un café por más de 2 euros. Claro, estoy en el centro y en terraza. Café con hielo… que es verano.
  • Si la parte de la ciudad, en la zona centro, tiene a La Rambla, la zona de playa, tiene a la Barceloneta. Más piel, más colores de piel, muchas sombrillas y sol. Un sol que puede estar presente hasta las once de la noche. Chiringuidos, pakis vendiendo cerveza – beer, ciclistas, patinadores, exhibicionistas, familias, guapos… Guapos.
  • No tengo mariscos pero tengo salmorejo y gazpacho. Ambos son cremas frías a base de tomate. La principal diferencia es que al gazpacho se le añade agua y el salmorejo tiene más proporción de ajo. Los dos, típicos de Andalucía pero que tiene presencia en toda Cataluña y lo agradezco mucho.
  • Clara, cerveza o tinto de verano. ¿Hay algo más para tomar en verano? ¿Tengo que escoger? Tinto de verano, sin duda.
  • Son las once y el solaso. Aún me cuesta acostumbrarme, ¿es hora de comer o es hora de cenar? ¿nos vamos o le seguimos?

Sea como sea, este segundo verano en Barcelona me recuerda el nivel de atracción que tiene la ciudad. Lo rico que es moverte en bicicleta, el tener festivales de música, gastronomía; museos y museos, calles y calles para caminar, parques y bancas para disfrutar. El verano ya llegó, aunque con nubes, pero llegó y con ello también, sus consecuencias.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s