Icono del sitio Ahorita Vengo

Del Imperio Romano al Modernismo: Tarragona

Tarragona, Cataluña |Foto: Arlene Bayliss

Al sur de Cataluña y en plena Costa Dorada se encuentra Tarragona, ciudad de largas playas mediterráneas. Aquí se esconden no uno, sino varios tesoros, de hecho no se esconden, se muestran abiertos a la vista del viajerx.

Tarragona es ciudad romana, y medieval, y modernista, y catalana; Tarragona tiene ruinas, arquitectura, tiene un casco histórico y vida fuera de él. La ciudad parece que siempre tiene algo que contar.

Si tenemos que empezar por algún lado, el punto cero es el centro histórico de la ciudad con las huellas de Tarraco, ahí se encuentran los tesoros de Tarragona. Hablo del conjunto arqueológico, uno de los más extensos de la Hispania Romana que se conservan en España, la ventana al antiguo asentamiento romano en la Península Ibérica.

Es en la zona más antigua, donde también vive la época medieval que dejó como herencia varios edificios emblemáticos y toda una muestra y mezcla de estilos artísticos, desde el gótico, románico, renacentista, hasta el barroco. Y al salir del centro sigues respirando historia y arte que se manifiesta en arquitectura modernista, además, museos, teatros, tiendas, terrazas y restaurantes donde sirven el pescado azul de Tarragona.

Esta ciudad, es un abanico de tiempos con más de veinte siglos de colores que huele a mar. No es fácil entender qué estas pisando, hay que tomárselo con calma, o mejor, con un vermut.

Los tesoros de Tarragona

Aquí se viene a pasear, de inicio a fin. Sobre todo hasta el final de la calle porque terminas en el Balcón del Mediterráneo y es un mirador prominente con una panorámica del Mediterráneo que se convierte en la cereza en el pastel.

 

Salir de la versión móvil