Icono del sitio Ahorita Vengo

Impresionantes zonas arqueológicas de México

Chichén Itzá, una de las zonas arqueológicas de México más visitadas. |Foto: Arlene Bayliss

¿No es impresionante que existan ciudades de hace miles de años y que podamos caminarlas y conocerlas actualmente? ¿Sabías que ninguna zona arqueológica de México está descubierta al 100%? Tampoco al 50%. Ahora imagina lo que falta por salir a la luz de la historia de las principales culturas prehispánicas, de la Cultura Olmeca, Teotihuacana, Tolteca, Zapoteca, Maya, Azteca, Mixteca, de los pueblos chichimecas, entre otras.

 

En México existen casi 200 zonas arqueológicas abiertas al público, que si miramos el mapa de la Red de Zonas Arqueológicas, las encontramos distribuidas en todo el país.

Para conocer y entender mejor a México, hay que sentir la vibra de las zonas aequeológicas de México, del antiguo, es como degustar unos buenos tacos, es identidad. Por ello te comparto 10 impresionantes zonas arqueológicas de México. 

10 zonas arqueológicas de México que se pueden visitar

 

1. Teotihuacán, Estado de México

Sin duda es la zona arqueológica más importante de México. La ciudad Azteca donde se encuentra el Templo de la Serpiente Emplumada, la Calzada de los Muertos y las Pirámides del Sol y la Luna. Es la ciudad de los dioses considerada una de las más grandes de la época y por lo tanto, uno de los centros urbanos más grandes del mundo antiguo.

Las pirámides de Teotihuacán, fueron las primeras en ser declaradas un tesoro del Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1987, y tras subir a su punto más alto de la Pirámide del Sol, después de 238 escalones lo puedes entender. ¡Es un tesoro!

Cuando vayas a las Pirámides de Teotihuacán, y quieres ahorrar un poco de tiempo y caminante. Hay distintas entradas que te podrán ahorrar tiempo caminando a las principales pirámides, que son la puerta 3 y 4. 

2. Palenque y Yaxchilán, Chiapas

Se trata de dos ciudades en una misma región, ambas sorprendentes y enigmáticas. En estas zonas arqueológicas en México, podemos encontrar y entrar a edificios, inscripciones y esculturas con más de dos mil años de vida.

En la zona arqueológica de Palenque podría parecernos enorme a la vista, pero apenas ha sido explorada el 2% de su superficie, hay cientos de estructuras que aún se encuentran envueltas entre la selva y aún así es espectacular.

Yaxchilán por su parte, se comunica con sus dinteles de piedra esculpidos en los que podemos observar textos jeroglíficos que cuentan la historia de la dinástica de la ciudad. ¡Te sientes Indiana Jones!

3. Bonampak, Chiapas

¿Sabes qué inspiró a Diego Rivera y a los grandes del muralismo mexicano a usar como lienzo las grandes paredes de los espacios y edificios públicos? Bonampak es una zona arqueológica de inspiración y también, la ciudad de los muros pintados.

Está abrazada y protegida por la selva chiapaneca y su principal característica, además de su humedad y de sus increíbles vistas, son sus estelas y muros. Blancos monumentos labrados que siguen presentandose como un libro abierto en constante estudio y lectura y, sus muros que nos permiten imaginar cómo vivían y en qué creían.

4. Toniná, Chiapas 

Chiapas tiene cientos de zonas arqueológicas, esta Toniná es una ciudad con una escalinata central de 260 escalones que atraviesa las siete plataformas y los 13 templos en la cúspide y, una pirámide de 74 metros de altura que debes de subir, es más alta que la del Sol en Teotihuacán, es la más alta de México.

Aquí hay historia desde el siglo I con rica en arquitectura olmeca, maya, teotihuacana y tolteca, y está decorada con los colores de la Selva Lacandona y por 37 piezas escultóricas.

5. Zona arqueológica de Tulum, Quintana Roo

Es su mar azul, el del Caribe, el de la Rivera Maya, su mejor característica y la huella de que los antiguos mayas sabían valorar realmente lo importante: la naturaleza. La ciudad arqueológica de Tulum tiene cinco accesos y dos torres de vigilancia es una joya arqueológica.

Murales, edificios, inscripciones desde el año 564, son sólo algunos puntos de interés que hablan de su origen. El Castillo, construido frente al mar y una de las edificaciones más antiguas de la ciudad, hicieron de Tulum una escala imprescindible en las rutas comerciales de los mayas. La zona arqueológica de Tulum, es cómo ninguna otra en el mundo, solo mira el mar turquesa que lo amuralla.

6. Cobá, Quintana Roo

Aún parece un secreto y tiene una imagen más de ruinas si las comparamos con su vecina, Tulum. La zona arqueológica de Cobá se encuentra a unos 40 kilómetros de distancia.

Aquí, sujétate bien el sombrero porque habrá que hacerse paso entre algunas plantas, ramas, pero sobre todo, que el viento no te lo arrebate mientras subes la pirámide de 40 metros de altura con unos escalones que harán sentirte que tienes pies de gigante. ¡Las vistas, las vistas! 

7. Chichén Itzá, Yucatán

Considerado un Centro Sagrado y referente cultural, se trata de un símbolo de identidad indígena. En Chichén Itzá encontramos la Pirámide de Kukulcán, emblema internacional de la cultura maya y una de las Las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

A diferencia de Teotihuacán, aquí no podrás subir a la pirámide, pero podrás disfrutar del mágico Cenote Sagrado, un gran pozo natural a cielo abierto lleno de historias y leyendas… leyendas. Lleva un buen sombrero y protector solar al visitar esta zona arqueológica. 

8. Calakmul, Campeche

Dejamos la selva para adentrarnos a la reserva de la biosfera de Calakmul. ¡No dejes de tomar agua porque seguimos con humedad y subiendo piramides! Calakmul abarca unos 70 kilómetros cuadrados, más de 6,000 estructuras, y junto con Tikal y Palenque, fue una de las grandes ciudades de la prehistoria de México. En esta zona arqueológica te cuestionaras el ritmo de los descubrimientos, porque a pesar de contar con registros de hace miles de años, fue en 1982, casi cincuenta años después de su descubrimiento, cuando empezó su verdadero trabajo descubrimiento. ¡Busca las máscaras funerarias de jade!

9. Comalcalco, Tabasco

Ahora vamos a la única ciudad construida de ladrillos y estuco de concha de ostión. Porque si algo sabían hacer las culturas indígenas era adaptarse al territorio, a la naturaleza y eso hicieron los mayas en el estado de Tabasco.

En Comalcalco se encontraron tumbas y entierros funerarios que han dado paso a un panteón maya con 116 entierros, el primer cementerio maya del que se tiene conocimiento hasta ahora. ¿Cuántos más habrá?

10. Tajín, Veracruz

En esta zona arqueológica se habla de la capital del imperio Totonaca, al final otra de las grandes ciudades con varias pirámides y canchas de pelota. Vamos a quitarnos el sombrero y dejar la mochila para meternos al campo de juego, ¿crees que podrías meter la pelota en el aro? Un deporte y un ritual que también es un registro que nos acerca al día a día de los antepasados mexicanos en Tajín, enorme y antigua zona arqueológica. 

 

Salir de la versión móvil